Por Adelina Mgl

Mi corta experiencia en la vida dice que nadie que escuche por primera vez el nombre Adelina, puede repetirlo con facilidad, menos aún aprendérselo, lo que nos lleva al clásico “¿cómo dijiste?”,”¿Adelita?”, “¿Adelaida?” Y, en los mejores casos, “Abelina”.

Según el significado de este nombre es el siguiente: “Naturaleza emotiva y coincidente. Se expresa por medio de lo ideal, lo genial y lo causal. Ama la experiencia, el saber y la evidencia. Le gusta sentirse retribuido. (…) Podría destacar en profesiones como científica, profesora, ocultista, escritora, inventora, abogada, actriz, analista o líder religioso”.

ADELINA ZENDEJAS

Si bien, por sí solo el nombre es muy interesante, aún es más interesante saber que hubo una mujer increíble que le hizo los honores debidos a dicho nombre y, hoy 4 de marzo, conmemoramos su muerte. Sí, hablamos de Adelina Zendejas Gómez. Apodada por Frida Kahlo como “La tímida”.

Icono revolucionario, precursora del feminismo, de la educación indígena y del cambio cultural en México a principios del siglo XX, Adelina Zendejas es originaria de Toluca, Estado de México. Su núcleo familiar estaba conformado por un padre sindicalista y una madre religiosa.

Fue durante sus estudios de preparatoria cuando conoció a Frida Kahlo, ya que eran de la misma generación. Más adelante disfrutó de la tutela de José Vasconcelos.

12-curiosidades-sobre-Frida-Kahlo-que-debes-conocer-14

Bio-Vasconcelos_2

Desde muy joven se abrió paso en el campo laboral, con el fin de apoyar a su madre que había enviudado, situación en la que, a los dieciocho años de edad, la llevó a conocer el periodismo, y si bien fue por necesidad, pronto encontraría en la profesión el medio adecuado para divulgar sus ideales, apoyar causas, demandar y pedir justicia para las clases más desfavorecidas, así como para las mujeres y niños.

Pese a las carencias económicas que Adelina sufrió durante su infancia y buena parte de su juventud, concluyó sus estudios universitarios en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y, posteriormente, concluyó un Doctorado en Filosofía, en una época en que las mujeres éramos una minoría dentro de la instituciones educativas. Quizás esa fue una de las razones que la impulsó a ejercer como maestra y, al mismo tiempo, como periodista en El Universal Gráfico, El Nacional, El Universal, Excélsior y El Día. 

adelina

Incluso su convicción por la lucha social fue tal, que se dice que formó parte de la red de espionaje mundial de la KGB (Servicio Secreto Soviético) durante los años cuarenta, junto con varios personajes de la época entre los que figuraban gobernadores de estado, pintores, periodistas, doctores, comandantes, líderes sindicales, entre otros; apoyando en trámites, como visas, o enviar mensajes directos de la diligencia soviética hacia los diferentes líderes comunistas latinoamericanos. Todo esto según el expediente desclasificado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

En 1988, Adelina Zendejas Gómez recibió el Premio Nacional de Periodismo. Su recuerdo es el de una de las viejas y buenas periodistas o, como solían decirle mientras escribió para EL DIA, “una de las vacas sagradas”, pionera en la escritura y el periodismo femenino.

derecho_al_voto_mexico

Por desgracia, para nuestras generaciones o generaciones más recientes (finales de los noventa), Adelina pocas veces firmaba su trabajo periodístico; más bien ocupaba diferentes seudónimos como: A. Zeta, Mara Blanco, Victoria Miranda y, de los mas famosos, Ada y Yolia, lo que dificulta muchísimo localizar su trabajo, pero la búsqueda en librerías de viejo bien valen la pena. Si alguno conoce o llega a conseguir la obra de esta increíble mujer compártanla con nosotros.

el-voto-en-mexico_113890_19809.670x503

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone