Por Constanza Carando @constanza_carando / Fotos de Abdul Ortiz @Abdulortiz

La tercera edición del ya histórico festival de surf y música Mexi Log Fest en Playa La Saladita, Guerrero, nos encontró rodeados de un repertorio de bandas y DJ’s a tono con el Océano Pacífico y el groove del longboard. Desde el miércoles 3 al domingo 7 de mayo pasados, todos los ataradeceres, noches, y algún que otro amanecer, fueron a puro baile y festejos de cierre de exitosa jornada. Entre surfers, músicos y amantes del estilo de vida surfista y playero, se configuró un paraíso perdido en una de las playas con ola izquierda más larga del mundo. La Saladita, sin duda, fue el escenario perfecto para recibir las buenas vibras de tantas personas distintas con un amor en común: el mar y la naturaleza.

El legendario surfer, Corky Carroll, celebró la ceremonia inaugural y no precisamente para deleitarnos con sus pasos sobre la tabla sino para enamorarnos con su talento musical. Hijo adoptivo de La Saladita –donde vive hace más de veinte años–, el primer surfer profesional de la Historia ya forma parte del paisaje local y fue uno de los tantos personajes que rondaron por estas playas otrora desiertas. A sus setenta años dedicados completamente al surf, Carroll nos transportó en un viaje de sonido con ese toque melancólico californiano de épocas doradas, recordándonos los orígenes de una tradición y la esencia surfer: hacer el amor con el mar.

El sábado con la caída del Sol y luego de un DJ Zendino que nos hizo llenar los pies de arena caliente, el solitario creador de mundos Salvador y el Unicornio nos sumergió en un mood playero psicodélico retro setentoso folk electronicoso cachondo californiano naif romántico hawaiano –y quién sabe cuántas sensaciones más– en una noche de Luna creciente y olor a mar. Las olas de a ratos se confundían con los waves musicales y el swing de la fiesta. “Este es un escenario en el que pocas veces tenemos el gusto de tocar”, confesó, feliz, el ahora chilango cantautor, entre medio de las mil luces de colores y el rugido del Pacífico.

Carolina y Agua de coco fueron los grandes hits de la velada, este último al ritmo de las maracas rojas que dos guapas surfistas se ofrecieron a sonar. Con una utilería al mejor estilo That 70’s Show –traje de baño de planetas, playera negra y la barba del día anterior– el solista nos movió el corazón a un lugar tierno, sencillo, de sonrisas espontáneas y caderas ondulantes. En privado, Salvador nos adelantó que su tercer sencillo, Caminando, estará disponible en las plataformas sonoras a partir de la semana próxima. Así que no desesperen que quedan muchos unicornios por montar.

 

El domingo le tocó el turno a Centavrvs, consagrados tras su nominación al Grammy Latino 2015, fue el cierre ideal a cuatro días de intensa emoción tropical. Todos los mexilogueros bailaron indistintamente y sin inhibiciones en una noche de puro gozo, ya libre de ansiedades por performances del día siguiente. Ellos mismos estaban encantados de volver a tocar en la playa, transcurridos ya más de cinco años desde su primerísima presentación en vivo en Mazunte cuando empezaba todo.

Con la ayuda de LOOT: Surf & Lifestyle Store, anfitrión de Mexi Log Fest, esta es la tercera vez que el cuarteto de electrónica regional se presenta en la Costa Grande. “Zihuatanejo se ha convertido en nuestra segunda casa”, nos contó Rayo, el DJ tornamesista. Y esta comodidad se notó especialmente durante la reversionada cumbia peruana Cariñito, cuando un trenecito de surfers intercalados con mortales se adueñó de la pista para seguir danzando incansables y casi poseidos al son de la particular electrónica latinoamericana que estos norteños inyectan sin pedir permiso en los cuerpos.

Su último lanzamiento, Quebrar las ventanas, ya está disponible en iTunes y Spotify. Y para el resto habrá que esperar porque se encuentran en pleno trabajo de parto del nuevo disco Somos Uno, producido por Tweety González –y estamos seguros de que la espera valdrá muchísimo la pena.

Mexi Log Fest también tuvo la bendición de contar con las impecables presentaciones de GRTSCH, Timmy & The Monsters, los DJ Un Señor y Francisco Martínez –todos estos bajo el sello Rock Juvenil–, Mylko y el viaje de sonido con cuencos de cuarzo a cargo de nada más y nada menos que Kassia Meador, la única mujer surfista participante del Joel Tudor’s Duct Tape Invitational de Vans y jueza de la competencia de MXLF.

Con tantos ingredientes amalgamados bajo el estilo de vida surfer, todo fluyó como se corre una ola larga y generosa; todo bajo un Sol que no escatimó bronceados y una Luna que no cesó el movimiento de las aguas. Mexi Log Fest, una experiencia digna de celebrar, arengar, repetir y principalmente, gozar. Porque si algo nos enseñaron los surfers y los músicos, es a exprimir el precioso instante que pronto se escurrirá entre las manos como arena. Mejor será bailar sobre la arena y olvidarnos del resto.

@Mexilogfest

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter1Email this to someone