Por: Verónica Páez

La algarabía ha comenzado, las miradas con devoción insisten en las historias premiadas; El cine en su esencia es ese conjunto de imágenes animadas, que con el tiempo adquirió el sonido, aunque en esta época parece un elemento inherente, a lado de los efectos especiales bien desarrollados, pero qué hay del cine de animación, ese que pareciera ser sólo para niños, la industria ha mantenido una línea narrativa, que en la actualidad otros desean romper.

En el 2015 Inside out, realización digital, demostró que Pixar puede valerse de lo que sea para contar una historia, y dejar cautivado al público entre lágrimas y risas, además de mensajes ocultos dirigidos a los mayores. A finales de ese mismo año Charlie Kaufman, el guionista de Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) se estrenó como director de animación en stop motion con Anomalisa, su mensaje está dirigido sólo a los adultos, o al menos, ese es el público ideal que se identificará con la película, en México se estrena hasta el 5 de febrero.

El estudio Ghibli vuelve a los premios del glamour con Omoide no Marnie de Hiromasa Yonebayashi director de “Arriety y el mundo de los diminutos”. Ghibli después de Hayao Miyazaki, esa fantasía que alguna vez nos contó con La princesa Mononoke (1997), El increíble castillo vagabundo (2005), o el entrañable Totoro se ha vuelto ínfima.

Omoide no Marnie (El recuerdo de Marnie) está basada en el libro When Marnie was there, escrito por la inglesa Joan G. Robinson, los sentimientos y confusionesde Ana, una adolescente y el personaje principal, que debe conocer su historia para conocerse a sí misma. ¿Cuántas historias no cuentan esto? El tráiler hace pensar en un amor lésbico, pero hay algo más entrañable que eso, la belleza de sus imágenes, y los saltos narrativos alimentan el goce por mirar a Ghibli sin Miyazaki, este último ya ha marcado el término de la fantasía con Se levanta el viento (2013), su última.

Las historias pueden contener los mismos elementos, amor, alegría, muerte, amistad, o introspección, lo que importa es cómo el director y su equipo te acercan a los personajes y te cuentan la historia para formar parte de ella. ¿When Marnie Was There tendrá las características para ganar un premio como el Oscar? Ser una pieza de arte e incluso llenar las salas no garantiza ser galardonado, pero el tiempo es el que dará lugar a lo valioso o no. Estudio Ghibli vive sin Miyazaki, aunque es evidente su influencia y a la vez la transición a otra etapa de producciones.

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone