El Centro de Artes Vivas es un espacio donde conviven expresiones artísticas de vanguardia con actividad cultural, docente, de reflexión y de debate en torno a sus cuatro ejes de acción: Cultura, Arte, Educación y Medio ambiente. Cuenta con auditorio, sala de exhibiciones, aulas, terrazas, jardines y, en el descanso central, el restaurante Frida.

Su objetivo es claro: Transformar la forma en que los ciudadanos mexicanos se relacionan con la cultura, alejándose de la acepción solemne que se tiene de ella, y acercándose más a una experiencia amplia, generosa, entretenida y atractiva, al alcance de todos y capaz de transformar nuestro entorno y la forma en que vivimos, con un alto impacto en las relaciones interpersonales y ambientales. Y de esta forma, ayudar a que el centro de Coyoacán sea visto nuevamente como una de las capitales culturales de la Ciudad de México.

Mejorar las capacidades y competencias personales de los integrantes de nuestra sociedad.

• Plantear un esquema de comunicación docente que contemple las disciplinas artísticas y culturales básicas para el desarrollo de todo ser humano, sin distinción de edad, raza, género o capacidades especiales.

• Ser un activo en la toma de conciencia respecto a la importancia de tener una buena relación con el medio que nos rodea, tanto ambiental como social.

La situación actual del país, lejos de la queja y el desasosiego, exige y requiere una postura crítica y propositiva de los actores que, dentro de la sociedad, tienen la posibilidad de tener una participación activa en el cambio de nuestro presente de cara al futuro.

Es común escuchar que la sociedad mexicana está temerosa, que no hay opciones de crecimiento, que se vive una situación de estancamiento y que, por ello, es difícil encontrar las vías para abatir esta percepción generalizada.

Es por ello que el Centro de Artes Vivas surge como propuesta capaz de ser un medio de transformación ante los principales problemas que aquejan a nuestra sociedad.

Se plantean como ejes de acción la cultura —desde las bellas artes (literatura, arquitectura, música, cine, artes plásticas, visuales, artes escénicas y vivas), hasta la vida cotidiana (tradiciones, comida, usos y costumbres)—; la educación —el papel formativo para chicos y grandes, el fomento a la lectura, talleres y laboratorios—; la solidaridad —analizar el papel que juga-
mos como individuos, como familias, como vecinos o como gremios; y profundizar en el cuestionamiento de cuáles son las acciones que están a nuestro alcance para mejorar nuestra vida y la de las personas que nos rodean—; y el medioambiente —centrar la discusión de manera urgente en el cuidado ambiental, en la disminución de la contaminación con medidas al alcance de todos, el reciclaje, la generación de ideas y propuestas que tengan el fin de fomentar y promover una buena
relación con nuestro planeta—.

Con base en estos cuatro ejes, se proponen tres dimensiones, o distintos enfoques, desde las cuales actuar.
La primera es la creación —el arte y la ciencia como medio de expresión ante la problemática que nos atañe;
el lenguaje artístico y científico como vía de comunicación para la crítica y la demanda social—.
La segunda es la comprensión —el análisis, el cuestionamiento, la indagación, la exploración, la experimentación
son las vías por las cuales se quiere despertar en el público la curiosidad por el saber, el amor por el conocimiento—. La tercera es la participación

—fomento de actividades colaborativas, perfiladas al bienestar social; espacios abiertos a la no-discri-
minación y la inclusión; actividades para personas con capacidades especiales y de reinserción social;
ser el lugar idóneo para prácticas sociales y de voluntariado—.

Si bien hay una propuesta clara de talleres, laboratorios y actividades para todo público, a fin de
ser una plataforma de apoyo y difusión del trabajo de nuevos creadores, se proponen también convocatorias abiertas, concursos creativos en las distintas ramas, foros de discusión y seminarios, Asimismo, se contará con un espacio dedicado a las figuras consagradas del medio cultural y artístico actual, de modo que se tienda un lazo entre los extremos y se promueva la interacción entre jóvenes creadores, artistas consagrados y el público general. De manera especial, se quiere fijar la atención en los grupos desfavorecidos de la sociedad, para crear redes de ayuda y promover la articulación de un tejido social comprometido y responsable.

Se crearán laboratorios con el fin de desarrollar proyectos bajo la asesoría profesional de personas destacadas en su ramo: fotografía, sonido, radio, postproducción audiovisual, entre otros.

Cabe señalar la importancia que tiene para el proyecto la atención especializada a la población infantil. Dado que en él están las personas que harán los grandes cambios del futuro, es indispensable desarrollar su imaginación, su capacidad de aprendizaje, de experimentación, su curiosidad, y la consagración de sus metas. Es decir, no por tener un enfoque para el público infantil se le otorga una categoría menor, sino todo lo contrario. Queremos que sean los niños los que vean consagradas sus acciones, sus propuestas, que vean como con sus actos son capaces de cambiar su entorno. De modo
que se rompa la barrera que se suele tener hasta la edad adulta de que “no hay nada que hacer”.

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone