Por: Alejandro No

Qué es la música. Escuchar es alucinante, un sentido que crea formas a partir de sonidos, y sonidos a partir de imágenes. En 1911, el músico italiano Balilla Pratella, en su Manifiesto Técnico de la Música Futurista, propone ‘presentar el alma musical de las masas, de las grandes fábricas, de los trenes, de los cruceros transatlánticos, de los acorazados, de los automóviles y aeroplanos. Añadir a los grandes temas centrales del poema musical el dominio de la máquina y el victorioso reinado de la electricidad’, una imagen que nuestros días afirman como cierta.

Estamos a días de que inicie la doceava edición de MUTEK MX, razón por la que en los días previos las expresiones de arte digita, visual y sonoro, se harán todavía más comunes de lo que lo son a diario. Como parte de las actividades previas, Ensamble, en colaboración con Rockets, organizaron la versión 2015 de la Noche Electrónica Alemana Mexicana, en donde participaron Paula Temple, Decon/Recon, Alias616, Lena Willikens, Convex Mirror y Jiony, además de las intervenciones visuales por parte de los mexicanos Dora Bartilotti y SAMBE, y los alemanes Marit Östberg y Tania Gualeni, todos reunidos en el Antiguo Hotel Mancera, un edificio del Centro Histórico que cerró sus puertas en 1979, y que a últimas fechas ha sido escenario de presentaciones culturales.

La noche del sábado pasado fue un bebedero sin salida, una sesión de ocho horas donde el hombre, como canal, convivió con la antigüedad de la arquitectura y con conceptos actuales como el arte digital y la música de máquinas, la electrónica. Un concierto que sirve para describir un parámetro por el que atraviesan estas expresiones en el contexto mexicano, en donde el paso de generaciones fungen como brechas para imaginar el futuro.

DSC00460

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone