Preguntas de “El Tigre Hispano” 

Foto de portada por Andrea Villalón

Foto en el cuerpo de la nota por Daniel Patlán

La era digital ha hecho de la vida y las artes, en espacial la música, un fenómeno altamente cambiante y volátil. Internet ha cambiado la manera en que consumimos y entendemos la música; desde hace algunos años las plataformas y canales digitales se han vuelto el centro de operaciones de artistas consagrados, pero sobre todo de las nuevas generaciones, quienes interactúan y sobreentienden los nuevos procesos de la industria musical. Una industria que se ha adaptado a las nuevas lógicas sustentables como los conciertos, la difusión por internet y los festivales.

Tal es el caso del Festival Chernobyl, a celebrarse los próximos 28 y 29 de noviembre en Pachuca, Hidalgo, en donde habrá conciertos de bandas de distintos estilos musicales en escenarios naturales y con áreas exclusivas para acampar. El cartel lo integran más de 25 bandas entre las que destacan Little Jesus, La Era Vulgar y los Hawaiian Gremlins, quienes regresan a los escenarios para dar su último concierto del año después de estar ausentes durante dos meses. A propósito del Chernobyl les hicimos algunas preguntas vía internet.

** ¿Musicalmente qué los identifica con su generación? **

No sé si musicalmente podríamos identificar a nuestra generación. No todavía, porque sentimos que nosotros y nuestros contemporáneos apenas estamos descubriendo de que se trata todo esto. Algo que encontramos que todos tenemos en común es este rompimiento con lo que venía antes. Y creo que ni siquiera es algo totalmente consciente, o que buscamos ni controlamos; no sucedió intencionalmente o con un fin, como con las vanguardias. Justo cuando aparecimos nosotros aparecieron otras bandas que simplemente no tenían ganas de lidiar con la escena que se había construido antes. No queríamos tocar como Zoé o como los Tacvbos, o como Enjambre o los Daniels. Y no que es que sean malos o que no nos gusten, ni mucho menos. Simplemente sucedió así; necesitábamos empezar algo, que en nuestra opinión, es distinto. Empezamos de cero, y empezamos juntos. Para bien o para mal. Ja.

** ¿Qué opinan de la apertura que existe actualmente para las bandas? **

La apertura hacía lo nuevo es muy saludable, en especial en una industria tan escuálida como la nuestra, pero también es un arma de doble filo. Nosotros pertenecemos a esta oleada de bandas nuevas con las que no solo nacieron otras bandas, también aparecieron nuevos medios y un público distinto. Pero no porque sea una banda nueva me tienes que ir a apoyar a todas mis tocadas y compartir mis publicaciones o comprar mis playeras a la de a fuerzas. Esta noción de apoyar todo lo nuevo puede ser contraproducente, ya que tanto el público como las bandas terminamos en un estado de confort que no va a hacer que la “escena” del país crezca en calidad. Igual y esa es la palabra clave, calidad. Y es algo que aplica para todos nosotros. Deberíamos de querer y poder hacer algo tan cabrón que cuando tengamos un show no me vayas a “apoyar”; sino que vayas porque te gusta, porque te sabes las canciones, porque disfrutas del show en vivo. Que tus 20, 50 ó 100 pesos lo valgan. Chinga.

** Cada uno mencione la rola con la que le hubiera gustado nacer y con la que quisieran morirse. **

*A la hora de hacer esta entrevista Santi se encontraba en Las Vegas (neta), por lo que no podemos contar con sus respuestas. Pero vamos a regalarles un estimado de lo que Elías y Paco creen que Santi hubiera respondido.

Paco: Me hubiera gustado nacer con “Sweet Thing” de Van Morrison y morir con “Wildflower Soul” de Sonic Youth.

Elías: Me hubiera gustado nacer con “When the sun comes up (for the last time)” de Dead Skeletons y morir con “I Wanna be Adored” de The Stone Roses.

Santi: Me hubiera gustado nacer con “Alucinado” de Yahir y morir con “Tardes Negras” de Tiziano Ferro.

** ¿Qué representa la ciudad para los Hawaiian Gremlins? **

No estamos seguros. Y creo que por eso nos gusta tanto; nomás no la entendemos. Muchas veces la ciudad nos ha recibido con los brazos abiertos, y muchas otras, le cagamos. Creo que este es un sentimiento general al vivir en una ciudad grande. Cuando salimos a tocar a otras ciudades, te das cuenta de lo que tiene y de lo que no tiene la capital, y eso te da un punto de vista más real. Por ejemplo: en la CDMX encuentras los mejores tacos de suadero. Punto. En Monterrey, lo mejores de asada. Y ya. Así son las cosas.

0162a108-b040-40f1-a08c-291c1847cd46

** ¿Cual es la pregunta qué más odian que les hagan? **

La de “¿De dónde sacaron el nombre?”. No, no es cierto. Realmente no odiamos que nos pregunten algo en particular, pero hemos respondido esa mil veces, y como que cansa. Una vez, en Toluca, nos entrevistó un programa local de TV Azteca en el backstage del Foro Landó. Inventamos todas las respuestas de la entrevista. La reportera nunca se dio cuenta, pero sí se sacó mucho de onda cuando Paco le respondió que nos conocimos porque la mamá de Elías (un saludo muy respetuoso, señora) era su novia, y que Santi y Elías tomaban clases particulares de matemáticas con él. Como no nos reímos, la reportera se confundió mucho y solo nos dijo “ay, que padre”. For the record, a ese show no fue ni una sola persona. Ni una.

** Como banda mencionen tres películas, libros o piezas de arte plástico que los inspiren. **

Es difícil poner solo tres, porque consumimos un montón de todo, pero podemos poner lo que nos gusta ahorita:

Infinite Jest de David Foster Wallace, Enter the Void de Gaspar Noé, Stranger than Paradise de Jarmusch, la obra de Egon Schiele, Jasper Johns, Robert Rauschenberg, la fotografía de Ryan McGinley, Sociedad del Espectáculo de Guy Debord, la obra de Gus van Sant (somos muy fans de este güey), Mike Mills y de Paul Thomas Anderson.

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone