Por Carlos Heredia

1978 y 1983 fueron los años en que la efervescencia de la rebelde juventud francesa contribuyó con el movimiento musical, denominado “Cold Wave”, un género propio de carácter gótico. El post punk y el new wave fueron parte de esa mezcla de influencias con el típico existencialismo francés de los años cuarenta y cincuenta, llevando al post punk a su máxima expresión de frialdad, ritmos repetitivos de sintetizadores, bajos muy marcados y baterías, definidos por la desesperanza, el cinismo y las cuestiones sociales acarreadas por sucesos mundiales.

Como la Guerra Fría, los grupos comenzaron a lograr la cobertura dominante en Francia en 1980, sumergidos dentro de una estrategia activista de la experimentación, influenciados por el punk.

maxresdefault-1

KaS_Product_2012-BW-r1-1024x1017

Al mismo tiempo las vanguardias artísticas eran base fundamental de muchas de las bandas surgidas en esa época: constructivismo, el futurismo, el simbolismo, el dadaísmo, el realismo socialista, la literatura, la ciencia ficción, el romanticismo, el cine (la nueva ola francesa), el expresionismo alemán, tecnologías avanzadas (electrónica, robótica, energía nuclear).

Bandas como Marquis de Sade, KaS Product, Siglo XX, Asylum Party, Norma Loy, Pavillon 7B, Clair Obscur, Richard Pinhas, Artefact, Opera Multi Steel, Trisomie 21, Lizzy Mercier Descloux y Die Form, fueron algunos de los pioneros en este género que rápidamente se expandió por el continente europeo, siendo Bélgica el segundo país donde esta corriente logró contar con miles de seguidores y fanáticos de algunas bandas representativas de esa región.

maxresdefault

Couv-recto-UnReal-OK-oksmall-

c730dff6278947f5c79f29ab0ed4a297

 

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone