Llegas a tu casa y prendes el televisor, las caras de la temporada aparecen con todo su glamour y encanto fabricado, las alfombras rojas llenan de vanidad la pantalla y de repente, detrás de las celebridades, se ve un grupo de personas súper ocupadas, hablando por teléfono y arreglado los inconvenientes que se puedan presentar. De esas personas casi nadie habla, los héroes anónimos del estilo en las ceremonias de premiaciones quedan relegados a ser las personas que corren atrás de los famosos.

Lysa Cooper es parte de ese equipo anónimo, pero ella es una excepción a la regla después de ser la responsable del culto a diferentes personalidades como Beyoncé, Rihanna, Cameron Díaz, Bruno Mars, Aerosmith, Shakira y una larga lista de clientes. La stylist tiene una gran trayectoria, lo que le ha permitido ganar fama y convertirse en otra celebridad. En su visita a México, como parte de la sexta edición de W House Of Fashion, organizada por el hotel W Mexico City, presentó un taller llamado “ABC Stlyling for the stars” y antes le realizamos una entrevista.

Una habitación del Hotel W fue el escenario donde Lysa Cooper esperaba a la prensa, su vestimenta era sorprendentemente casual, con animal print como protagonista. Eso dio pie a la primera pregunta:

¿Cuál fue tu primera aproximación a la moda, cuando eras joven?

Es una larga historia, fui a una escuela muy artística, hippie y abierta llamada Friends Academy, en Nueva York, ahí no había uniformes pero tenían un código de vestimenta muy estricto que estaba implícito. Así que, a los 10 años, decidí que seguiría el estilo de los chicos, para ir diario a la escuela con traje. Mi madrese negó a comprármelos, entonces fui al Ejército de Salvación y a las beneficencias, donde conseguí trajes viejos y luego los cosí para que me quedaran. Entonces, durante tres años fui a la escuela vestida como un hombre, pero lo hacía muy bien, aún recibo cumplidos acerca de cómo lograba combinar las prendas. En ese momento desarrollé mi obsesión por lo vintage, que aún conservo.

¿Entonces podrías definir tu estilo como vintage?

No, mis amigos dicen que mi estilo es de vagabundo chic. En la noche me gusta arreglarme, ponerme tacones y maquillaje pero durante el día normalmente uso tenis y prendas holgadas, y si estuviera cargando una bolsa y sosteniendo una taza tal vez pensarías que soy una vagabunda, pero claro toda mi ropa es de cachemira.

¿Cómo ha sido tu acercamiento a la industria de la moda en México?

Mi acercamiento es abierto, quiero aprender tanto como sea posible. Estoy muy interesada en saber lo que está pasando aquí, siento que Latinoamérica tiene muchos talentos aún no descubiertos y si ustedes empiecen a estar más conscientes uno del otro, tendrán una presencia muy fuerte en el mundo de la moda.

¿Cómo aprendiste todo lo que sabes sobre moda?

Hay un viejo dicho que dice “Fake it until you make it” (Fíngelo hasta que lo logres), eso fue lo que hice y no estoy bromeando. Aprendes en el camino, debes estar lista, capaz y dispuesta, eso no es fácil.

¿Qué es lo que más te gusta de la moda?

Creo que lo que más me gusta es la idea de algo surgiendo de una idea, yendo a las manos de quien lo crea y al final es una hermosa pieza de arte. Así que, el proceso que conlleva es lo que más me gusta de la moda.

¿Cuál crees que es tu mayor contribución a la moda?

No hay muchas personas negras y mucho menos  mujeres negras en este negocio. Aquí estamos en 2014 y aún hay una gran división, eso lo ves en revistas, en las pasarelas y detrás de cámaras, sólo hay cuatro o cinco de nosotras. Así que mi contribución es estar plantada ahí, estar presente y tal vez no parezca mucho pero es realmente importante.

Tú eres muy directa y honesta ¿crees que eso es la clave de tu éxito?

No, es mi ruina. Si fuera mejor en este juego, sería mucho más exitosa, pero no quiero eso. Como dicta el dicho de abuela “la verdad te mantiene a prueba de balas”, en el momento que empiezas a hacer cosas para complacer a otros o cambias cosas para obtener un trabajo, no eres sincero contigo mismo y eso se ve en tu trabajo después, eso se refleja también en tu nivel de estrés.

Has trabajado con hombres y mujeres a lo largo de tu carrera ¿con quién te ha gustado trabajar más?

Para ser honesta, encuentro más fácil trabajar con hombres pero no porque no signifique un reto sino porque son muy abiertos a nuevas ideas cuando se trata de moda, ya que ellos no son tan experimentales, agarran una cosa y se quedan con ella. Pero también me encanta crear alguien totalmente nuevo cuando trabajo con mujeres y me gusta mucho trabajar con las que son realmente libres, abiertas y saben quiénes son.

styled_to_rock_lysa-t0Lavc

beyonce-with-lysa

styled_to_rock_judges-t2TzcW

Stephen+Malbon+FRANK+Dinner+NYC+LqYzeCm-E25l

  Ingrid LaFleur

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone