Una entrega más del maestro Paul T. Anderson un director que emana imágenes suaves y pero con un trasfondo sinuoso y un tanto peligroso. Para recorrer su cine hay que estar siempre prevenidos pero dejarse llevar por la inocencia, la sospecha y la sorpresa.

En este nuevo filme (que no se estrena en Morelia) muestra nuevamente el gran magnetismo de Daniel Day Lewis quien vaticinó su despedida de las canchas del cine con dicha película, con la cual será el mejor adiós sellado bajo la lente de Paul Thomas Anderson.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone