Good Time de Josh y Benny Safdie

Gonzalo Lira @gonyz
(****1/2 / *****)


Hay actores que, una vez logrado el éxito, traicionan sus ideales originales. Afortunadamente, el caso de Robert Pattinson es el contrario. Después de haber alcanzado fama mundial gracias a su participación en sagas como Harry Potter o Crepúsculo, el joven británico ha logrado explorar más allá de su imagen de ‘pretty boy’ para consolidarse como un actor con inquietudes dignas de la curiosidad del público.

Dicha consolidación mostraba sus primeros brotes en trabajos como The Rover de David Michod, LIFE de Anton Corbijn o sus participaciones con el canadiense David Cronenberg en títulos como Cosmopolis y Maps of the Stars, aunque es quizá su personaje en Good Time: Viviendo al Límite el que finalmente convencerá a los cinéfilos más rejegos de que su talento es genuino y no un producto de la publicidad generada por sus roles más populares.

Situada en Rikers Island, en el estado de Nueva York, la nueva película de los hermanos Safdie se une a la tradición de película como After Hours de Martin Scrosese o GO de Doug Liman, en las que toda la acción ocurre durante una noche frenética y a contrarreloj. Es así que, después de un atraco con pésimos resultados, Connie Nikas (Pattinson) deberá recuperar sano y salvo a su hermano Nick (Benny Safdie, uno de los directores), quien además de haber sido arrestado, probablemente también fue severamente golpeado por sus captores.

Entre la culpa y el miedo de lo que su hermano pueda confesar (Nick, además, sufre de una deficiencia mental), Connie (Pattinson) deberá llevar hasta las últimas consecuencias la labor de, no sólo rescatarlo, sino intentar ocultarlo de las autoridades antes de que éstas logren dar con su paradero y terminar de quebrantar su de por sí miserable realidad.

Los hermanos Safdie, a pesar de contar con un elenco de actores populares (además de Pattinson, la película cuenta con los nominados al Oscar Jennifer Jason Leigh y Barkhad Abdi) logran conservar su esencia independiente, nunca cediendo a los caprichos de vanidad usuales de estrellas como su protagonista. De esta manera, los Safdie no sólo consiguen la mejor actuación de Pattinson, sino que logran su película más accesible para un público general que ojalá se vea beneficiada en taquilla por su elenco, porque hasta ahora se trata de lo mejor que hemos visto en esta edición del FICM.

 

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone