knife

Por: Steve Vilchis

Marble House – The Knife

¿Por qué una de las bandas más “progresistas” de la década decidió reciclar su trabajo en lugar de generar nuevas piezas? Tal vez, la revalorización de su trabajo a lo largo de casi 15 años es la respuesta que The Knife  presenta ante su público dentro de Shaken-Up Versions (2014), en donde más que un remix, se realizó un trabajo paleontológico de ocho cortes transformados al actual sonido de la banda.

Detrás de la máscara hay otra máscara 

The Knife es una banda difícil de descifrar. Si bien cuentan con una amplia base de seguidores la duda cae surge: ¿cómo es que lo han podido lograr? Vale la pena entonces hacer un recuento de los hechos. Los hermanos Karin y Olof Dreijer fundaron la agrupación desde 1999 y no fue sino hasta varios años después que sus seguidores fuera de Suecia los  pudieron ver en vivo  con la salida de su álbum Silent Shout, en 2006.

Reticentes para actuar frente al público, incluso en su país natal, los hermanos Dreijer preservaron a sus seguidores con dosis de canciones durante cerca de siete años sin pisar un escenario. Fue así como ganaron seis Grammys nacionales en 2007 y ni siquiera se presentaron a la ceremonia.  Una vez que decidieron realizar conciertos, éstos se encontraron llenos de parafernalia visual de donde destacó un sello distintivo: el uso de máscaras. Shaken-Up Versions es esa búsqueda constante de identidad para los hermanos Dreijer.

Su postura siempre  en contraste con los medios es interesante.  Por un lado, no conceden entrevistas tan a menudo. De aceptar alguna, condicionan al entrevistador a hablar sobre todo de política y en específico buscan que sean mujeres quienes los cuestionen. Su fundamento es no contribuir a la desigualdad laboral entre hombres y mujeres.

Versiones sacudidas ¿un nuevo discurso?

Fue así como plantearon su postura en su pasado material Shaking The Habitual, (2013) y  de donde decidieron rescatar tres temas para jugar con ellos y sacar sus “versiones sacudidas”. “Without You My Life Would Be Boring” es parte de este nuevo disco y a diferencia de su versión primigenia con sonidos de culturas ancestrales como la inca o la azteca , se transforma en una batucada contagiada de kuduro y percusiones brasileñas.

También de su pasado disco reestructuran “Ready to Lose”, una pieza que se planteó  oscura y experimental, y que aquí termina sacudida en un acto mucho más digerible, con sonidos cercanos a un oído maleducado y conformista. Sintetizadores y campanas de fácil acceso aderezan el corte.

Cada una de las piezas replanteadas en esta placa son la excusa perfecta para lanzar un Greatest Hits oculto dentro de material con versiones modificadas para acercarse a más público. Su nuevo discurso, si bien es siniestro, también muestra su colmillo para enganchar a nuevos seguidores. 

El cuchillo con una hoja muy afilada 

The Knife cuenta con una forma de difusión bastante confusa, sin embargo ha demostrado que pueden cumplir con cada uno de sus propósitos. La hoja afilada del cuchillo está preparada para dar unos cuantos cortes más. Hoy demuestran que ser subversivo, siniestro y olvidar a la prensa vende bien,  con la sencilla condición de  vivir en uno de los cinco países más ricos del mundo (Suecia) y se cuente con el dinero suficiente para abrir un sello discográfico independiente.

the_knife

the-knife-video-marit-ostberg-shaking-habitual-interview

Melt_2013_-_The_Knife-3tumblr_m5vetaE6EY1r0wh54o1_500

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone