Por Ulises Miguel

El soundtrack de una película podría ser como el opio que te fríe el cerebro (recuerden a Mark Renton), como un tatuaje que te revuelve caóticamente la memoria (Memento, 2000), como un recurso potenciador de la estupidez (Fear and Loathing in Las Vegas, 1998) o como una forma de explorar lo romántico y bizarro como muy al estilo de Gondry, pero también podría transformarse en una mezcla de corrupción, melancolía y destrucción.

Como ejemplo de esta última situación, podrías regresar a tu estado emocional cuando viste  Only God Forgives (dirigida por Nicolas Winding Refn), un filme donde la ambientación sonora de Cliff Martínez abre las puertas hacia un universo de inestabilidad mental.

mza_713610779623051545

Only God Forgives fue nominada a la Palma de Oro  en Cannes y es protagonizada por Ryan Gosling, quien  interpreta a un personaje que es parte de un mundo de drogadicción en compañía de su hermano y madre; juntos corrompen y complacen a los habitantes  Bangkok, quienes no ven la mano de la justicia promovida por ningún lado, a excepción de un policía que desenvaina su katana sin piedad para castigar a los malhechores y violadores mujeres sin rendir cuentas a alguien más.

Esta venganza divina promovida por un héroe policiaco con un rostro sin expresión nos dice que la ley no siempre es justicia y la justicia no siempre es ley. Al final de  la historia, este hombre se enfrenta al “antagonista” interpretado por Gosling para equilibrar la balanza de la muerte y la justicia.

Esta escena puede ser inmortalizada con Wanna Fight, un tema atmosférico, agresivo y con un piano tenebroso que nos afirma la capacidad creativa de un hombre que tocó la batería con Red Hot Chili Peppers por 2 años.

Do as thou willChang and Sword y Take it Off continúan con esa niebla sonora convertida en ondas expansivas; desvanecimiento, huecos en el espacio y beats minimalistas permanecen en estos tracks que ilustran perfectamente el desarrollo lento de la imagen que Winding le otorga a escenas de su película para resaltar el misterio y simbolismo de las ensoñaciones de Julian (Gosling).

Ask him why he killed my brother es un track suave y melódico que  nos recuerda el trip hop de Massive Attack, además de traernos a la mente la escena donde el asesino del hermano de Julian implora por su vida y confiesa haberlo asesinado. Crystal Checking in también es una pieza sencilla con un constante sonido que vive entre silencios y bajas tonalidades para elevarse un poco al final de su camino.

Cada uno de estos temas compuestos por Martínez para Only God Forviges ejemplifican lo que Daniel Scheweiger calificó acertadamente en una entrevista: If there’s a rhythm of the heat to the underworld, and those legally profiting from it, then it would likely be the sound of Cliff Martinez’s undulating, darkly ethereal beats.  It’s a dangerous vibe caught between sinister grooves and the existential feel of psyches caught in a moral morass…

Facebook Comments
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone